En diseño, la forma es el contenido.

Somos un estudio de comunicación y diseño gráfico en Zaragoza especializado en naming, branding, packaging y proyectos editoriales. Comunicamos de forma clara, pura y sin artificios.

Confeti en el Cartel de Fiestas del Pilar

Coronavirus e incomunicación institucional

Publicado el 12 Oct 2020

En contra de lo habitual, este artículo está redactado en primera persona.

Hace unos días murió la que, hasta ahora, es la única persona de mi entorno que ha fallecido por Covid19. Que no fuera un familiar directo o un amigo cercano no me ha impedido sentir desazón y tristeza. Por probabilidad y estadística era altamente probable que alguien cercano a mí muriera a causa del virus. Pero saberlo de antemano no me sirve de consuelo, es una bofetada de realidad que duele mucho.

Este apunte personal no es gratuito, es necesario para poner lo que quiero decir en contexto, porque a estas alturas del texto quizá te estés preguntando qué tiene que ver esto con el diseño y la comunicación (spoiler: bastante). La conexión viene con la degradada comunicación institucional y como ejemplo pondré el Cartel de Fiestas del Pilar, un tema que ya ha aparecido anteriormente (aquí) y que vuelvo a traer a este espacio porque ejemplifica a la perfección la «nueva normalidad» de la comunicación que nos trae el sector público y que tenemos que soportar.

Como cada año, en febrero de este 2020, el Ayuntamiento de Zaragoza convocaba el concurso para el Cartel anunciador de Fiestas del Pilar. Y como cada año, hay un punto reservado en sus bases para lo que llamaríamos «briefing de diseño»:

  • 3. Los trabajos presentados deberán reflejar inexcusablemente los valores que se expresan para las Fiestas del Pilar, centrados principalmente en la participación, la accesibilidad universal a la fiesta y a la cultura, la igualdad, las buenas prácticas y el consumo responsable, la fiesta, la tradición y la proyección exterior de la ciudad. Estos objetivos se plasmarán en la composición de los trabajos, reflejando un espíritu festivo con marcada orientación publicitaria y artística y de promoción, tanto de las fiestas anunciadas como de la propia ciudad de Zaragoza.

 

Tres semanas después de la publicación de las bases, se posponía la entrega de carteles por causas de sobra conocidas: coronavirus. Una vez finalizado el confinamiento, casi dos meses después, se volvieron a publicar unas nuevas bases, con una nueva redacción que contemplaba la entrega de propuestas en soporte digital, evitando así la entrega de soportes físicos. Hasta aquí, todo normal… o no. El 7 de mayo de 2020, último día del plazo de entrega de carteles, en España ya habían fallecido por coronavirus más de 26.070 personas (según datos del diario El País), 618 en Zaragoza. Por entonces comenzábamos a ver claro que nos esperaban varios meses de restricciones y, casi con toda seguridad, una forma de socializar muy diferente y reducida que prácticamente impedía la celebración de eventos masivos. Lo clamoroso es que a nadie de la corporación se le ocurriera modificar el punto 3 de las bases. ¿Acaso era tan necesario que el cartel reflejase «un espíritu festivo» con la que estaba cayendo?

A pesar de la escasa transparencia que hay en la elección del jurado, el veredicto se resolvió el 4 de junio siguiendo estrictamente las bases: dos carteles finalistas y una obra ganadora, ambas «de espíritu festivo». No entraré a valorar la calidad técnica de esta selección de propuestas (eso daría para otro artículo), sino la evidente falta de ética, tacto y sensibilidad a la hora de construir una herramienta de comunicación eficaz y al servicio de la ciudadanía. Tanto por parte del Ayuntamiento de Zaragoza, incapaz de gestionar la reputación de marca del evento más masivo que tiene lugar en la ciudad, ni de un numeroso jurado que no supo ver, en sus deliberaciones, más allá de la fiesta, la celebración, y los aplausos de balcón.

Imagino al jurado poco motivado a cambiar el rumbo de unas bases que, personalmente, me parecen totalmente equivocadas y distorsionadas por el sesgo político, y por la necesidad de abanderar un placebo de optimismo. También imagino el sistema de votaciones, numérico y ponderable, sin valorar la calidad temática –por no hablar de la calidad intelectual– de las propuestas.

Por desgracia, el cartel de las fiestas del Pilar no es una excepción, es la norma. La pandemia ha desatado un sinfín de mensajes ultraoptimistas, los consabidos: «todo saldrá bien», «lo haremos juntos», «saldremos más fuertes» y demás golosinas de escaso valor nutritivo que no amargan a nadie. Estos mensajes hiperglucémicos, rellenos de pensamiento positivo, es el lenguaje que los políticos nos dan, donde más vale decir que «todo saldrá bien» que enfrentarse a la realidad del monstruo.

Ha llegado octubre, su festivo día 12, con las fiestas del Pilar canceladas. Queda patente que la elección y el enfoque del concurso no fueron buenos. Donde podríamos encontrar una imagen de empatía y esperanza, hay confeti y brilli brilli. Donde deberíamos reconectar con la ciudadanía, hay un cartel que ha nacido muerto, y un videojuego para que podamos hacer una ofrenda de flores virtual (un proyecto que, por cierto, no nos ha costado nada barato a los zaragozanos).

Como cada año, el Ayuntamiento de Zaragoza desperdicia la ocasión de hacer del Cartel de las Fiestas del Pilar una seña de identidad, calidad y orgullo de la ciudad. Demasiadas prisas por pasar página y algo de desidia, eso nos queda. Eso y el confeti. Ojalá tapar el dolor fuera tan fácil como lanzar confeti de colores, pero dudo que haya suficiente confeti en el mundo para tapar la tristeza y el hueco de los que nos han dejado. Si todos los zaragozanos, como el que escribe estas líneas, ha sufrido la pérdida de alguien merecedor de cariño, seguiremos teniendo poco que celebrar. Mientras tanto, como ciudadano, miraré esos trocitos de papel caer, mientras pienso en lo que nos tocará barrer cuando acabe la «fiesta».

V. M.

Taller online de diseño en "Planeta Martes", con Víctor Montalbán

Será este martes 15 de septiembre, de 17 a 19 h.

Publicado el 12 Sep 2020


Esta semana formaremos parte del "Planeta Martes", un programa de formación en marketing digital y emprendimiento que organizan la Fundación Ibercaja y el IAF, el Instituto Aragonés de Fomento. La verdad es que lo nuestro no es ni el marketing puro y duro, ni mucho menos lo digital. Para nosotros, la creatividad es analógica y, la máquina, solo una herramienta. Pero como nos han invitado, ahí estaremos contando lo que hacemos y cómo lo hacemos.

El taller, que durará un par de horas, llevará por título Ser de lo que no hay: cómo diferenciarnos de la competencia a través del diseño. Será a través de la aplicación Zoom, es gratuito y podéis inscribiros en la web de Emprender en Aragón. 

Y que nadie piense que lo ha visto todo. Más allá de la puerta de Tannhäuser, mostraremos trabajos inéditos y algunos fiascos, proyectos que no fueron aceptados por el cliente o que, por alguna razón, no llegaron a buen puerto (espacial).

Este es el enlace de inscripción, bon voyage!
https://www.emprenderenaragon.es/inscripcion-actos/?acto=266

Creatividad o imaginación

Ursula K. Le Guin sobre la creatividad

Publicado el 23 Jun 2020

Tras el inicio de la crisis económica de 2008, los mercados necesitaban un nuevo mantra que sustituyera a las ya trilladas «sinergias», las «estrategias 360º» o las frases hechas como «aportar valor». El mundo de la empresa estaba huérfano de un término que inspirase la confianza perdida, que despejase cualquier duda sobre la capacidad de lograr el éxito, y que destilase un optimismo casi naíf. Y, entonces, la que hasta el momento era una ambición infantil e incómoda, se convirtió en el «must» de todo proyecto, empresa o trabajador: la creatividad.

En uno de los ensayos que aparecen en la antología Contar es escuchar (editorial Círculo de Tiza, 2018)Ursula K. Le Guin nos habla con lucidez y precisión de cómo el mercado desvirtúa el lenguaje, tergiversando las posibilidades emancipadoras de la creatividad en pro de estrategias empresariales que la valoran, sí, pero únicamente de manera proporcional a los beneficios que la creatividad puede potencialmente promover:

 

Yo creo que la imaginación es la herramienta singular más útil que posee la humanidad. Deja atrás al pulgar oponible. Puedo imaginar la vida sin mis pulgares, pero no sin mi imaginación.

Oigo voces que coinciden conmigo. «Sí, sí -exclaman-, ¡la imaginación creativa es una enorme ventaja en los negocios! ¡Valoramos la creatividad, la recompensamos!». En el mercado, la palabra creatividad ha pasado a designar la generación de ideas aplicables a determinadas estrategias prácticas con el fin de obtener mayores beneficios. Esta reducción semántica ha durado tanto tiempo que la palabra creativo apenas podría degradarse más. Yo ya no la uso; la dejo en manos de los capitalistas y los profesores universitarios para que abusen de ella a voluntad. Pero no pueden quedarse con imaginación. 

 

Desde hace un tiempo, el diseño curricular dentro del sistema educativo promulga las virtudes del desarrollo de las capacidades creativas. No cabe duda de que a priori esta tendencia es atractiva. Sin embargo, entristece descubrir que, en general, todo acto de aparición de la creatividad en el curriculum educativo viene acompañado, lastrado incluso, por el término empresa.

Supongo que a quienes vivimos de profesiones denominadas creativas no nos resulta difícil empatizar con la postura de Le Guin cuando concluye que ha dejado de «usar» la palabra creativo; en gran medida, hemos hecho algo similar con nuestras propias profesiones, antes abiertamente designadas liberales.

En definitiva, cuando Le Guin confiesa que puede imaginar su vida sin pulgares, pero no sin imaginación, tal vez quiera decir que aquello que nos permite apresar lo real es justo ese potencial prensil de nuestra imaginación, que nos permite abarcar aquello que está más allá del alcance de nuestros cuerpos.

 

Zaragoza Vuelve a la cultura

Una campaña promovida por la Asociación de diseñadores gráficos de Aragón, en colaboración con el Ayuntamiento de Zaragoza

Publicado el 15 Jun 2020

Hace unas semanas hablamos de ADA, la Asociación de diseñadores gráficos de Aragón que, pese a su corta trayectoria, ha comenzado su actividad con un buen ritmo de actividades. Prueba de ello es la campaña Vuelve a la cultura, una iniciativa que ADA ha desarrollado junto al Ayuntamiento de Zaragoza, y que pretende homenajear y apoyar a la cultura, además de retomar su consumo presencial.

La campaña se compone de un itinerario visual a través de una treintena de carteles realizados por diseñadores y diseñadoras de ADA, que dan la bienvenida a las actividades culturales que vuelven a celebrarse presencialmente. Estas obras, que serán visibles en mupis, autobuses y lonas de Zaragoza durante todo el verano, se refieren a las artes escénicas –danza, música, teatro, circo, jota, títeres– la literatura y la ilustración, el cine, el arte y los museos, los videojuegos y todas las iniciativas de colaboración y participación de la ciudadanía que dan a la cultura una dimensión más amplia. Además, todas las obras están disponibles para descargar en la web: https://vuelvealacultura.es/ 

Montalbán Estudio ha participado con una obra sobre el poder de la palabra, que podéis ver en varias marquesinas de la ciudad, y rotulada en un autobús urbano. Os invitamos a celebrar la cultura. Porque el diseño no solo es transmisor de cultura, también es cultura.

ADA, la nueva Asociación de diseñadoras y diseñadores gráficos de Aragón

Publicado el 11 May 2020

Aunque ya tiene algo más de un año de edad, todavía no habíamos hablado por aquí de ADA. Y ya tocaba.

Desde hace varios años Aragón ha estado huérfana* de órganos que representen el diseño -y más concretamente el diseño gráfico- ante las instituciones, o que hagan de portavoces de las inquietudes de nuestro sector. ADA está llamada a llenar ese vacío, servir de encuentro entre profesionales y, cómo dice su nota de prensa: "coordinar, integrar y representar a toda la comunidad de diseñadoras y diseñadores gráficos de Aragón. Además de compartir conocimientos en torno al diseño y la comunicación visual, ADA pretende promover una línea de trabajo común que defienda y haga respetar el valor del diseño en los sectores empresarial e institucional [...], divulgación de la calidad y talento de Aragón, la integración en organizaciones públicas y privadas, el empoderamiento en la toma de decisiones relacionadas con el diseño, así como la colaboración con centros de enseñanza públicos y privados en la formación de nuevos profesionales". 

*Llegados a este punto, quizá alguien se acuerde del Colegio Aragónes del Diseño Industrial (CADI), pero ya expresamos hace tiempo nuestro total rechazo a este órgano, cuya capacidad de inacción calificamos -siendo indulgentes- de insultante.

Pese a la juventud de la Asociación, sus primeras acciones han tenido una estupenda acogida. Las jornadas TADA! son todo un ejemplo, charlas en las que profesionales cuentan cómo han abordado un proyecto, acompañadas de un coloquio participativo posterior que se puede estirar hasta la cena. Tenemos la suerte de poder contarlo con conocimiento de causa, puesto que hace unos meses inauguramos esta actividad como ponentes.

Las actividades formativas también tienen su hueco dentro de las actividades de la Asociación. Hace unos meses tuvo lugar un primer taller de experiencias de usuario, y nos consta que se están planificando nuevos cursos en esta línea. Además, en la anterior edición de las Jornadas del Diseño ESDA, en Zaragoza, el mentoring de alumnos resultó un éxito. Parecía que iba a repetirse este año... hasta que el coronavirus impidió su realización. 

Sea como sea, ADA está teniendo un comienzo esperanzador.
Larga vida a la ADA.

 

Honos, la newsletter de diseño y otros menesteres

Publicado el 04 May 2020

Ante el ensordecedor ruido de las redes sociales, apostamos por calidad, y no por cantidad. Por eso nos gusta ponernos al día a través de newsletters, un medio normalmente ajeno a influencers sin cerebro y donde suele encontrarse contenido cómpliceUno de nuestros preferidos es Honos, un boletín redactado con mimo y honestidad por Máximo Gavete. Honos nos trae lo último del diseño en casi todas sus disciplinas, siempre enfocado a darnos a conocer la actualidad desde una mirada lúcida, clara y humilde. 

Podéis suscribiros (e invitarle a un café) aquí: https://www.honos.es/ 

 

La ley europea nos obliga a molestarte con la obviedad de que este sitio usa "cookies", si necesitas más información puedes consultarla en este enlace. aceptar y seguir navegando